Tanya Moss

20 años siendo mariposa

“Siento satisfacción, responsabilidad y ambición. ¡Quiero entrar a las grandes ligas en los próximos diez años!”, platica Tanya Moss, quien celebra sus primeras dos décadas de éxito diseñando joyas.

Inició su empresa “gracias a la ignorancia y al sueño; deseaba una marca para hacer la diferencia sin saber cómo. Tuve apoyo de todas las esquinas del reino: mis papás, mi esposo, mi hermana y mi abuelo diciéndome: ‘Tu puedes’ ”, relata. Entonces, trabajó hasta que sus joyas brillaron en todo el país y en el camino aprendió a reinventarse: “Tenía una tienda en Cozumel, iba cada dos semanas porque el cliente era efímero y aproveché cada momento… hasta que un huracán destrozó todo. No llegaban barcos a la isla, perdí el 70% del negocio y eso no era opción. Salí de la situación y esta frase es mi constante: ‘No me digas no, ¡dime cómo sí!’”.

Tanya Moss no separa su vida personal del trabajo “porque llevo el nombre de la marca, tengo coherencia con mis valores y la falla es grande cuando no hago lo que digo. A mis hijos les aplico la filosofía de calidad, no de cantidad, y están orgullosos al ver mi pasión. Diseñar me encanta, aunque resolver asuntos administrativos y lograr resultados económicos me estresa. Eso sí, no tomo citas antes de las 11 de la mañana porque hacer ejercicio es importantísimo”.

Así, en su campaña “aparecen 20 mujeres que me generan respeto y admiración: tienen diferente edad y personalidad, rompen paradigmas, son multi task en su vida personal y profesional, irradian su belleza interior y representan lo que es mi marca: apasionadas y con el mensaje de auto impulsarte”, concluye.

La mariposa representativa de Tanya Moss es para recordar que cada persona es su propio reto, para estar Pies de foto:
Tanya Moss